La disciplina y compromiso, un básico para materializar los sueños.

¡Hola! Espero que el día de hoy se encuentre muy bien. Hacía mucho tiempo que no escribía y como saben el universo siempre siempre siempre nos manda señales sobre las cosas que necesitamos hacer para que las cosas nos sucedan.

En días pasados tuve la gran oportunidad de pasar unos días en la naturaleza en compañía de mis amigas, platicando con ellas (ojo a las señales) comenzamos a platicar sobre nuestros sueños e inquietudes y como por arte de magia llegó a mí la palabra “disciplina” y entendí que en nuestro afán por lograr conseguir nuestros sueños tenemos que sea disciplinados para lograr que las cosas nos sucedan.

Durante gran parte de la noche me quedé analizando las áreas en mi vida en donde me ha faltado disciplina, entiendo que la disciplina y el compromiso son dos palabras que van ligadas, ya que no puede a ver una sin la otra.

Analicemos esto que acabo de escribirte con un tema que seguramente viene a tu mente cuando piensas en la palabra disciplina y es un cuerpazo para el verano. Me queda claro que la intensión existe, que te visualizas con tu bikini en una hermosa playa, pero es un hecho que SIN DISCIPLINA Y COMPROMISO difícilmente vas a lograr tu objetivo. Sucede lo mismo con otros sueños, con tener tu negocio o una buena relación contigo mismo, sin esas dos palabras es imposible.

Estas palabras juntas pueden hacer maravillas por ti, junta tu disciplina con tu compromiso y observa como tú mismo haces magia. Cuando mezclas, juntas y trabajas estas maravillosas palabras, te conviertes en tu mago y comienzas a experimentar tus sueños y objetivos.

Te reto a que comiences a hacer algo por ti, comprométete y disciplínate con tu intención. Da pasos cortos, pero muy bien fundamentados, de modo que un día todo tu compromiso y disciplina se conviertan en un hábito que te ayude y acerque a lograr tu máximo potencial. ¿Te atreves?